Zenobia

Amina es sólo una niña. Está a bordo de una embarcación que la llevará a algún lugar donde pueda vivir sin miedo a los bombardeos… Pero en plena tormenta, la embarcación zozobra y los tripulantes caen al agua… De esta manera empieza Zenobia, una novela gráfica de Morten Dürr y Lars Horneman que edita Barbara Fiore, y que relata sin concesiones el drama de los refugiados desde el punto de vista de los más vulnerables: los niños.

La novela gráfica cuenta, pues, el viaje de una niña siria, que huye de la guerra. En todas sus dudas, el recuerdo de Zenobia, la valiente guerrera y reina de Palmira, le infunde fuerza para seguir adelante en su penoso periplo.

Dominan la obra las grandes viñetas y, sobre todo, los silencios, que están muy bien recreados. La mayor parte del cómic es como una película en la que se ha silenciado el audio para que todo el protagonismo dramático corra a cargo de las imágenes: el silencio de los mediodías del pueblo de Amina, pero también el silencio de las ruinas tras los bombardeos, o el silencio eterno del fondo del mar. El silencio final. Igual que nuestro silencio ante esta situación.

Zenobia

Zenobia no pretende ser una lectura amable. Devuelve al lector occidental, mediante una brutal bofetada gráfica, una realidad que a menudo insistimos en ignorar, intentando así que parezca que no existe. Pero sí existe. Aminas como la protagonista de este cómic las hay jugándose la vida cada semana en el Mediterráneo. En los últimos años, España ha acogido un número ridículo de refugiados de los que realmente se comprometió a acoger. ¿Por qué? Porque seguimos viéndolos como pobres miserables que vienen a robarnos el trabajo y a quedarse con las subvenciones del gobierno, en vez de verlos como lo que son: personas que huyen del más atroz destino para un ser humano, la guerra.

A partir de su experiencia en alta mar, Dürr y Horneman narran en flashbacks la vida pasada de Amina, que reconocemos por el cambio cromático de las viñetas, de la misma manera que lo hacía, casi con los mismos colores, Riad Sattouf en El árabe del futuro. Poco a poco conocemos sus circunstancias personales, su familia, la guerra, el éxodo al que se ve obligada… Y en todo ello, la heroína que da nombre a la obra, a quien la protagonista apela en sus horas más oscuras, Zenobia, reina de Palmira, que llegó a conquistar Anatolia, Egipto y Siria.

Zenobia

Pero incluso la figura de Zenobia queda como una ilusión rota al enfrentarse con la realidad: en el fondo del mar yace el pecio de un buque con ese mismo nombre, representando simbólicamente el fracaso de toda esperanza. Es un momento luctuoso y estremecedor, que golpea al lector de una forma inusitada.

Novela gráfica desoladora, necesaria para agitar conciencias. Una llamada de socorro, un aviso a navegantes de cómo estamos perdiendo la humanidad con la indiferencia ante el sufrimiento de nuestros iguales permitiendo que cosas así sucedan. El libro, con toda razón, ha recibido el premio al Mejor Cómic y al Mejor Cómic Infantil, ambos otorgados por el Ministerio de Cultura de Dinamarca, en 2016.

Zenobia. Dürr y Horneman. Barbara Fiore Editora, 2018. Cartoné, color. 104 pgs. 18€. Cómpralo con descuento aquí.

También te pueden interesar:



‘Zenobia’: la tragedia de los refugiados was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.