Blackie Books publica la multipremiada novela gráfica de Michael Kupperman

Niño prodigio

El cómic nos ha dado bastantes ejemplos de historias que analizaban la relación entre padres e hijos desde las más variadas perspectivas. Porque es un vínculo fuerte y misterioso, muchas veces esa narración se hacía desde un hijo que tiene que reconstruir la figura de un padre lejano o incluso desconocido, como son los casos de las excelentes novelas gráficas El almanaque de mi padre de Jiro Taniguchi o Fun Home de Alison Bechdel. En Papel en Blanco os hemos hablado algunas veces de las relaciones paternofiliales en el cómic. La novela gráfica que proponemos hoy supone el debut de Blackie Books en el mundo del cómic. Lo hace con un título que se ha llevado una cantidad impresionante de premios en 2018, entre los que figuran el Mejor libro del año según la Biblioteca Pública de Nueva York y Mejor libro del año en Publishers Weekly. Obra de Michael Kupperman, su título es Niño prodigio.

En Niño prodigio, Michael Kupperman hace un intento por rescatar los recuerdos de infancia de su padre. De pequeño, Joel Kupperman había sido un niño prodigio, el consuelo yanqui durante la Segunda Guerra Mundial. Conocido en todos los hogares estadounidenses primero a través de la radio y luego de la televisión, era uno de los niños estrella del concurso Quiz Kids. Sus grandes dotes para las matemáticas y la cultura general le granjearon una fama espectacular en los años 40. Desde el presente, con un padre cada vez más afectado por el alzheimer, Michael bucea en sus recuerdos a través de la memorabilia conservada por su madre y de las pocas conversaciones que tuvo con él. Su padre siempre rehuía el tema de su infancia, y es tirando de ese hilo que nuestro autor revela a un crío utilizado por los medios a su discreción, con una madre que promovía esa explotación, y a un adulto que más tarde no sabría cómo manejaría su madurez una vez que su infancia le había sido arrebatada.

Con un trasfondo totalmente real (Joel Kupperman se convirtió en un fragmento del imaginario americano de la época, lo podemos ver en diversas obras en las que aparece, incluida alguna película de Woody Allen), Kupperman traza una novela gráfica descarnada sobre las ambiciones y las frustraciones de una familia normal. El lado oscuro del sueño americano se deja ver entre las páginas de este cómic, acosando a un niño cuya única culpa fue ser más espabilado que los demás.

Niño prodigio

El autor utiliza un planteamiento muy minimalista: contrasta la manera en que se autorretrata, con un dibujo más estilizado y de influencia francobelga, con el tono mínimo pero realista del resto de viñetas, en las que Kupperman lo que hace es dibujar sobre fotografías. Normalmente, el autor se desenvuelve en un estilo más paródico, pero aquí el tono más realista y descarnado aflora con la sencillez de un narrador en primera persona que va reflexionando sobre la información que al mismo tiempo ofrece.

Sin ser “un cruce perfecto entre Fun Home y El guardián entre el centeno” (malditas promociones de las fajas), Niño prodigio es una novela gráfica que llegará bien a aquellos que normalmente evitan este medio, y les atraerá por ser una historia honesta y dramática a partes iguales.

Niño prodigio se pone a la venta hoy 13 de febrero.

7 cómics sobre relaciones paterno-filiales



‘Niño prodigio’: el lado oscuro del sueño americano was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.