El guionista sigue buscando el tono ideal de una liga que peligra número a número

Si anteriormente habíamos comentado los primeros números de Johns al frente de la liga con esa reescritura superficial, pero efectista sobre el primer enfrentamiento contra Darkseid, hoy toca adentrarnos en la segunda gran aventura del grupo.

Mientras los héroes intentan aprender a trabajar en equipo, Steve Trevor padece una caída en picado en popularidad tras la ruptura con Wonder Woman. Johns nos presenta un personaje que sufre una especie de depresión como excusa para iniciar el conflicto. A partir de ahí teje una historia donde los miedos y las carencias emocionales son los protagonistas.

La travesía del villano es una historia algo extraña tras la aparición de un escritor reconvertido en un ser de pesadilla. El dominio que este nuevo personaje tiene sobre la manipulación de demonios y fantasmas resulta una total sorpresa, ciertamente original en un principio, pero algo desmedido con el avance de la trama.

El villano hace y deshace cuanto desea para lograr su objetivo, que no es otro que la destrucción de la liga a través de la pérdida de confianza de su imagen pública. La idea prometía más, mucho más y se desinfla por el camino. La verdad es que no termina de cuajar con el tono de la serie, demasiado oscuro para aparecer en los primeros números. Sin embargo, la crudeza con la que este tipo ataca y tortura a cada miembro de la liga resulta memorable, solo al alcance de mentes maestras como las de Luthor o Darkseid. Un rival a batir, sin duda, que se basa en el poder del miedo y la tortura psicológica para provocar que la duda se adueñe del grupo.

Lo mejores momentos: Están protagonizados por Wonder Woman, que pierde el control, una vez más, y se enzarza en una lucha sin cuartel contra varios miembros de la liga. Batman continúa ejerciendo como líder absoluto de un equipo que se desangra, donde Superman no termina de encontrar su rol, demasiado desdibujado cuando debería ser todo lo contrario. Aquí ya se ven los retazos de lo poco que funcionaba esta versión modernizada del kryptoniano. Por otra parte, lo que sí lo hace, y engancha, es el inicio de la relación entre él y la amazona o la buena sintonía con el defensor de Gotham.

Si tus personajes favoritos son Green Lantern y Cyborg, entonces estás de enhorabuena, porque sus caracterizaciones y arcos siguen siendo coherentes, con sorpresa final. Mientras tanto, Aquaman parecía que estaba a por uvas o pensando en la guerra que le esperaba en su colección. La versión que aquí vimos de Flash tampoco convence, aunque creo que esto sea más como resultado de prescindir de Wally West que por culpa del guionista.

El apartado gráfico: Sigue siendo el gran aval de esta serie con Jim Lee y un genial Ivan Reis. El aspecto de David Graves quizá es el que más chirría, un enemigo nuevo, con demasiado poder y un traje no demasiado acertado.

En conclusión, la liga mantiene el pulso de interés, gracias al trabajo que hace el guionista con los personajes y los excelentes dibujantes que lo acompañan. Johns sabe escribirlos y eso se nota, pero falla en una historia que funcionaría mejor si asumiera menos riegos. Quizá con la vertiente mística de DC el resultado hubiera sido otro y aquí podrían haber optado por villanos más clásicos como Brainiac, Gorila Grood o, incluso, los marcianos de Morrison, como homenaje a la etapa noventera.

Como ocurriera con Darkseid, la liga demuestra que tiene mucho punch, pero leído con retrospectiva queda patente que algo le faltaba. De todas formas su lectura es entretenida y sube puntos si se hace en bloque, en tomos y de principio a fin. Por el horizonte ya asomaba La guerra de la trinidad, el primer gran evento de esta etapa. Lo que queda claro es que, sin que este arco sea brillante, Geoff Johns escribe como pocos pueden hacerlo, proponiendo una lectura rápida, de la que no puedes despegarte hasta que te das cuenta que has llegado a la última página.



Guía de lectura: ¿La liga se divide? Nuevos enemigos al compás de Geoff Johns was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.