El mayor fabricante de electrónica se apunta al coche eléctrico: así es la plataforma abierta que buscará ser “el Android de los coches eléctricos”

El mayor fabricante de componentes electrónicos del mundo quiere conquistar también el sector automovilístico. Durante el HHTD Forum, Foxconn ha presentado su primera plataforma abierta para coches eléctricos. Un ambicioso proyecto que forma parte de la estrategia de la compañía para diversificar su negocio.

En palabras de Young Liu, presidente de Foxconn, “metafóricamente hablando, nuestra plataforma abierta es como Android”. Una referencia que ha continuado durante la presentación, donde William Wei, CTO de Foxconn, ha definido que su nueva plataforma tiene la intención de convertirse en el “Android de los coches eléctricos”, siguiendo la idea que el sistema operativo libre de Google ayudó a generar parte de la industria de smartphones al compartirse entre varias marcas.


‘MIH Open Platform': el desembarco de Foxconn en el sector de los coches eléctricos

Mientras Tesla suele compararse con Apple, Foxconn quiere convertirse en la alternativa con una plataforma abierta que permita a otros fabricantes adoptar y compartir los diseños de hardware y software. Una filosofía abierta equivalente a la de Android, aunque con un contexto muy distinto.

Plataforma Abierta Ev

“De 2025 a 2027, la nueva plataforma puede abastecer al menos el 10% del mercado mundial de vehículos eléctricos, lo que significa al menos unos 3 millones de automóviles eléctricos impulsados con esta plataforma”, ha explicado la compañía. Una plataforma anunciada hoy y que tardará en estar disponible al menos dos años.

MIH Open Platform permitirá a otros fabricantes desarrollar coches eléctricos de distintos tamaños y formas, desde sedanes hasta SUVs. La plataforma ofrecerá compatibilidad con Alexa Auto, Android Auto y Apple CarPlay.

Otra de las innovaciones que ha promocionado Foxconn es el desarrollo de sus propias baterías de estado sólido para uso comercial, apuntando a 2024 como fecha de su posible llegada. Con este movimiento se unen así a CATL, Toyota, Samsung Electronics o más recientemente Tesla, que también fabricarán sus propias baterías.