Emily Carroll adapta la novela de Laurie Halse Anderson ‘Speak’

Cuéntalo

En 2015, cuando descubrimos a Emily Carroll con el volumen de terror Cruzando el bosque, supimos que nos encontrábamos ante una excelente narradora gráfica. En su obra anterior, en la que era autora completa, veíamos la narración fluir, la mayor parte de las veces, evitando las viñetas clásicas y haciendo que la voz del narrador se encargase de configurar el relato. Ahora, gracias a La Cúpula, nos llega una nueva obra de Emily Carroll, Cuéntalo, que en este caso adapta la novela homónima de Laurie Halse Anderson.

La obra nos presenta a Melinda, una joven que estudia en el instituto de Merryweather y que no es precisamente popular porque se cuenta que chafó una fiesta llamando a la policía. ¿Pero qué esconde Melinda? Nuestra protagonista lleva una carga horrible en su interior que le pesa como una losa, pero es incapaz de contárselo a nadie. Todo a su alrededor se desmorona: la familia, las amigas, el instituto… A Melinda sólo le quedará una rama a la que agarrarse: las clases de arte, mediante las que poco a poco se verá capaz de enfrentarse a lo que sucedió aquella noche en esa malhadada fiesta.

Cuéntalo

Emily Carroll adapta la obra de Laurie Halse Anderson, una aclamada novela que desde 1999, cuando apareció, ha sido traducido a dieciséis idiomas (en castellano está editada bajo el título Cuando los árboles hablen) y llevada el cine en 2004. La clave del éxito de Anderson ha sido sin duda el acercamiento a temas muy espinosos (los abusos, la anorexia) desde una voz con una sensibilidad muy personal. En Cuéntalo, la narración se estructura desde el yo de la protagonista, lo que le permite a Carroll jugar con la arquitectura de la página para evitar una viñetación fría. La voz de la narradora, sin caja, sobrevuela la historia como una voz en off que nos va contando la historia. Al mismo tiempo, distribuye la narración en breves capítulos que asemejan los toques de campana de cada asignatura del instituto. De esta manera, fluye sin constricciones el dibujo de Carroll en una novela gráfica que sobrepasa las trescientas páginas.

De la misma forma que la obra original, Carroll consigue captar el horror que experimenta Melinda como víctima de la violencia. La negación de los hechos, las dudas sobre si estuvo bien o no, la autoculpabilidad que siente, pero sobre todo, el silencio que se ve obligada a guardar por su humillación, por la soledad que la envuelve, que a fin de cuentas es un círculo vicioso que la lleva a la más honda de las simas.

Dos metáforas brillan en la novela gráfica de Emily Carroll: por una parte la animalización de los personajes en ciertos momentos de tensión, con la que la autora intenta expresar la indefensión que siente Melinda ante su agresor. Por otra parte, la alegoría que se establece entre la protagonista y los árboles. Todo empieza con el proyecto que el profesor de Arte le asigna a Melinda: dibujar árboles. Incapaz de encontrar una solución artística para su asignación, la representación de esos árboles correrá pareja a la capacidad de verbalización del trauma que está destruyendo la vida. De esta manera, el retorno de Melinda al lugar donde ocurrió el abuso, bajo un enorme tronco, enlaza los dos elementos. Una vez finalizada la obra, incluso la composición de la portada se nos revela como simbólica y exquisitamente planeada.

Emily Carroll tiene una exquisita sensibilidad para transmitir estados de ánimo. En Cruzando el bosque se revelaba como una excelente narradora para conducir al lector a una sensación de inquietud creciente hasta el pleno horror gracias a los mecanismos de la deshumanización. En Cuéntalo nos permite vivir en primera persona el trauma de Melinda, con sus preguntas, sus sensaciones… Nos transporta a la mente de una atribulada y desorientada joven, y la forma en que visualmente lo plasma la autora nos introduce directamente en la espiral de caos bajo su piel. Sin duda, lo mejor es cómo lo consigue con pequeños detalles: los labios mordidos de Melinda, los monólogos en la cama, las imágenes de pesadilla que el espejo le devuelve a la protagonista…

Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad – Secretaría de Estado de Igualdad – Por una sociedad libre de violencia de género – Teléfono 016 – 016 online

Cuéntalo trasciende la categorización young adult de la novela original de Halse Anderson para constituirse en una excelente novela gráfica para un público adulto. El talento de Emily Carroll no hace más que crecer y, aunque aquí esté adaptando un texto previo (no olvidemos que en Cruzando el bosque ya versionaba algunos cuentos), lo hace con una soltura envidiable, entregando una lectura voluminosa pero ligera, dura pero adictiva, que demuestra que estamos ante una de las mejores autoras completas del panorama del cómic actual.

Cuéntalo

También te puede interesar:



‘Cuéntalo’: la historia de un secreto atenazador was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.