La autora de ‘La Sociedad de Dragones de Té’ vuelve con una nueva obra

Bahía Acuicornio

Lana vuelve a su pueblo natal con su padre. Su intención es ayudar a limpiar los desperfectos de la gran tormenta. Volver allí es doloroso para ambos, porque significa reavivar los recuerdos de su fallecida madre. Pero una vez situados, Lana se da cuenta de que la presencia de su tía Mae la reconforta de una forma que no esperaba. La sorpresa vendrá cuando, explorando la playa, encuentre a unos pequeños acuicornios, unas criaturas acuáticas muy especiales. Con la ayuda de su tía, que tiene una relación más profunda de lo que nadie sabe con el mar, se encargará de cuidar de esos diminutos seres, y de paso, descubrir que la mano del hombre está dañando seriamente el arrecife. Así empieza Bahía Acuicornio, la nueva obra de Katie O’Neill, que publica La Cúpula.

Cuando hablamos de La Sociedad de los Dragones de Té, cómic que venía refrendado por dos premios Eisner, ya dijimos que nos encontrábamos con una obra muy diferente a lo que el mercado nos tiene acostumbrados. Deudora innegable de la estética manga más kawaii, Katie O’Neill crea una obra que, como apreciaba el Observer, “parece diseñada para calmarte”. Quizá ésa sea la mejor definición y a la vez la mayor virtud de esta obra. O’Neill recoge muy bien el espíritu animista de los largometrajes de Miyazaki y nos adentra en una historia donde no hay buenos ni malos, sino sucesos a los que enfrentarse desde el peso que supone la experiencia previa. En Bahía Acuicornio, nuestra autora sigue profundizando en esta estética honobono (un sentimiento agradable, derivado especialmente de la contemplación de la naturaleza) en una historia que marca de nuevo la relación de los seres humanos con su entorno y el frágil equilibrio por el que ésta camina.

Bahía Acuicornio

De esta manera, Katie O’Neill, además de presentar de nuevo de forma natural aquellas relaciones no heteronormativas que ya veíamos en La Sociedad de los Dragones del Té, y de apostar por la diversidad como algo bueno y normal, incide en el cuidado que hemos de tener hacia el mar. Un lugar maravilloso y desafiantemente hermoso como es el océano, la cuna de la vida, tiene que ser protegido para que podamos seguir viviendo todos. La autora incluye un epílogo didáctico sobre lo importante que es esta labor para nuestra supervivencia.

Bahía Acuicornio

Bahía Acuicornio vuelve a ser una lectura fantástica para todos los públicos. Especiamente recomendada para jóvenes lectores, su ritmo pausado, su falta de estridencias invitan a una forma más relajada de lectura (de hecho, totalmente contraria al rápido consumo que suele tener el manga). En el apartado gráfico, me da la impresión en algunas páginas, de que el dibujo está un poco descuidado respecto a la anterior obra, como si la autora hubiera tenido prisa por terminar. Pero es una sensación vaga que no empaña el conjunto: una obra luminosa, optimista y hermosa.

También te puede interesar:

‘La Sociedad de los Dragones de Té’ y el honobono



‘Bahía Acuicornio’: cómo cuidar a quien más te importa was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.