Así están reaccionando las empresas tecnológicas ante las protestas en Hong Kong

Las protestas de los ciudadanos de Hong Kong han mostrado cómo tratan de defender la libertad, la democracia y la independencia de esta pequeña región frente a China. La polémica Ley de Extradicción plantea una amenaza seria a sus derechos, y llevamos ya semanas en las que los actos de protesta están teniendo eco en todo el mundo.

Estas protestas han producido efectos colaterales en todo el mundo, y entre ellos están desde luego los que afectan a las empresas tecnológicas, muchas de las cuales se han plegado una vez más a las presiones del gobierno chino para poder seguir haciendo negocios en el gigante asiático.


Del baloncesto a las joyas, los efectos de las protestas se dejan sentir en todos los ámbitos

A lo largo de todos estos días hemos ido viendo cómo iban llegando noticias de empresas (tecnológicas o no) que debido a sus relaciones comerciales con China planteaban situaciones que **han generado debate en todo tipo de ámbitos.

**

Morey

Los conflictos estratéticos afectan por ejemplo a la NBA: el gerente de los Houston Rockets, Daryl Morey, expresó su apoyo a las protestas en Hong Kong, algo que provocó que el canal de deportes chino CCTV suspendiera las transmisiones de partidos de la pretemporada de la NBA.

La liga de baloncesto de Estados Unidos ha defendido la libertad de expresión, aunque Morey se retractó de sus comentarios y borró su tuit original indicando que no eran el sentir de los Rockets o la NBA, mientras que otros gerentes deportivos como Joe Tasi, de los Brooklyn Nets, se quejaban del efecto negativo (económico, por supuesto) que esas declaraciones han podido tener para la NBA.

Otros segmentos como el de las joyas también se han visto afectados. Como señalaban en The Washington Post, Tiffany & Co. depende en buena parte de China para sus cifras de crecimiento anual: retiraron una campaña de publicidad que podía percibirse como favorable a los manifestantes de Hong Kong, aunque en la empresa se desmarcaron indicando que la imagen había sido tomada semanas antes de dichas demostraciones públicas.

Swar

Swarivski, que mostraba a Hong Kong como un país propio en su web, se disculpó en Instagram por sugerir que Hong Kong era independiente de China, y lo mismo han hecho Givenchy o Versace.

En Mashable han recopilado los nombres de otras empresas que se han “plegado” a las presiones chinas. American Airlines, por ejemplo, cambió la descripción de Taiwán como un país independiente: China reclama su soberanía sobre esta región autogobernada desde hace tiempo. En la misma situación se ha visto Delta Airlines. Otra aerolínea, Cathay Pacicic, también cedió a las exigencias chinas y suspendió a empleados que apoyaron o participaron en las protestas de los manifestantes en Hong Kong.

El escándalo de la NBA ha afectado a empresa scomo Disney y su subsidiria ESPN, cuyos empleados no pueden hacer referencias a la política china cuando aludan al tuit del gestor de los Houston Rockets. Nike se ha deshecho de todas las prendas y objetos relacionados con los Houston Rockets en las grandes tiendas físicas que la empresa tiene en las principales ciudades chinas.

Casi todas las tecnológicas ceden (una vez más)

Mientras tanto las cosas se han puesto “calientes” también en el ámbito de la tecnología, donde son varias las empresas criticadas por su actitud favorable a China y no a quienes tratan de defender esas polémicas propuestas del gobierno chino y que amenazarían las libertades y derechos de muchos ciudadanos de Hong Kong. Hagamos un repaso de las más destacables en los últimos días: